La negativa de la madre a separarse de su hija: consecuencias en la representación de la imagen del cuerpo

Contenido principal del artículo

Resumen

El interés por el estudio de la relación madre-hija, surge debido a que en la práctica clínica con niños, nos encontramos frecuentemente con situaciones en las que las madres impiden el duelo y el proceso de separación en sus hijas. La madre en lugar de ser un agente implicado en propiciar la elaboración de la pérdida de ese universo originario infantil, se interpone al trabajo de duelo, lo que impide que su hija devenga sujeto de deseo. La dependencia originaria que tiene la hija, atrapa a la madre de tal manera, que posteriormente se resiste a renunciar a la imagen omnipotente surgida de dicha relación. Es nuestro interés, indagar en los aportes de la teoría psicoanalítica sobre la negativa de la madre a aceptar la separación de su hija, destacando la influencia del vínculo de la madre con su propia madre. Las consecuencias de la transmisión de la relación madre-hija, se aprecian en la tercera generación, en ella, en lugar de acentuarse los espacios de la diferencia, se consolida el fantasma de un universo materno indiferenciado, donde la hija ocupa la función de ser el soporte de una unidad que comporta tres lugares, y que es la base del encierro que le impide acceder a la singularidad.

Detalles del artículo

Sección
Artículos